mascotas

Durante éstas fechas es muy importante cuidar de tus compañeros peludos. En Huellitas te vamos a dar algunos consejos para asegurarnos de que pasen seguros y felices estas vacaciones.

infografía para cuidar bien de las mascotas en Navidad

1. Procúrales un espacio seguro

Probablemente la casa se llenará amigos y familiares, ya sea para cenar o para desear felices fiestas. Esa afluencia de personas puede causar estrés en las mascotas. Por muy sociables que sean, es importante acomodarles un rincón que les sirva de espacio seguro y donde se puedan refugiar de los extraños. Tenemos que buscar algún espacio cálido y cómodo en alguna parte alejada de la casa o en estancias donde no puedan entrar las visitas. Y donde estén más o menos lejos de ruidos fuertes y molestos. Recuerda cuánto les asusta el sonido de los petardos, así que intenta evitar que los usen en tu casa. Si viajas y tienes que dejarlas con personas de confianza, asegúrate de dejarle sus juguetes favoritos, alguna prenda o trapo con tu olor, sus cacharros y asegúrate de que tenga abundante agua. Los cambios les ocasionan estrés y beben mucho más. Habrá que procurarles también ejercicios o retos para que se les pase el estrés.

2. Mantén las decoraciones navideñas fuera de su alcance

Las decoraciones navideñas pueden ser la causa de algunas situaciones peligrosas para las mascotas. Aparte de las luces de colores, algunas las esferas decorativas también están hechas de vidrio y cabe el riesgo de que las rompan con la boca. Los alambres y cables pueden ser otro foco de peligro: hay riesgo de que se enreden o se corten o, incluso de que se electrocuten si tiran de ellos (especial cuidado con los roedores). Muchas decoraciones pequeñas pueden acabar en la boca y. de ingerirlas, causarles daños internos. Por todo esto, es importante mantener las decoraciones fuera de su alcance, dentro de lo posible, mantener siempre un ojo vigilante, y llevar un inventario de las decoraciones.

3. Que las comidas navideñas solo sean para el consumo humano.

Si hay algo que abunda durante éstas fiestas es la comida. Ten por seguro que eso ya lo habrá notado tu mascota y, por supuesto, querrá probarla. Darles el capricho es muy mala idea ya que hay muchos alimentos humanos que no son buenos para los animales. El chocolate, por ejemplo, puede causar grandes estragos en su tracto digestivo. Cualquier caramelo, galletas u otros dulces procesados son malos también. Sabemos que es difícil no consentirlas, pero debes intentar por su bien que esos días se alimenten estrictamente de su propia comida. Si quieres mimarlas, dales chuches, pero de las específicas para animales.

4. Elimina rápidamente el papel de embalaje de los regalos.

Puede ser muy lindo ver a tu animalito rodando entre los papeles de los regalos, pero hay que estar pendientes de que no ingiera nada. El papel de embalaje, las cintas, los pequeños adornos son un riesgo de asfixia si se llegan a ingerir. Lo mejor es tirar el embalaje lo antes posible y, en su lugar, darle un juguete nuevo para mantenerlo entretenido.

5. Mantén dentro de casa a tu mascota cuando haya bajas temperaturas.

Por favor, no dejes a tus mascotas en el exterior cuando bajen las temperaturas. Sabemos que tienes visitas, pero procura darles un espacio a cubierto. Las mascotas que viven en el interior necesitan tiempo para adaptarse a las bajas temperaturas; por ejemplo, deben mudar a una capa de pelo más gruesa. Si no, es posible que enfermen, pillen resfriados o sufran hipotermia. Sus orejas son especialmente sensibles al frío. Además, hay animales que, directamente, no toleran las bajas temperaturas.

Por último, recuerda que el invierno es una temporada especialmente dura para los perros y gatos que andan por la calle. A eso hay que añadir la mezcla explosiva de estos días de gente, alcohol y petardos. Si dispones de un pequeño espacio, plantéate ser casa de acogida.

dueños de chinchillas

Fotografía de Iaberius para Nocte Vela

1. La parte social

Las chinchillas, en su estado salvaje, viven en grandes colonias que a menudo están compuestas por decenas de individuos que interactúan y socializan entre sí. Por eso, nosotros recomendamos, si te gusta este animal, que al menos adquieras dos chinchillas, que pueden ser del mismo sexo, de manera que puedan interactuar. Si has decidido tener solo una, entonces prepárate para pasar mucho tiempo interactuando con ella, ya que puede ponerse muy triste al verse solita; y, al ser nocturnas, a menudo hará distintos ruidos para que le prestes atención.

2. Del espacio

Proporciónales tanto espacio como te sea posible. Aunque veamos a las chinchillas tan redondas, en realidad son criaturas muy ágiles. De hecho, no tienen noción clara de las alturas y pueden decidirse a saltar desde casi 2 metros, así que requieren mucho espacio para correr y saltar.

Lo ideal para la jaula o el lugar donde pienses mantenerlas es que tengan más de un piso o distintas baldas para que puedan estar a distintas alturas, que sean muy amplios, y que tengan diferentes decoraciones para que puedan saltar, trepar y balancearse. Es recomendable sacarlas de su jaula una vez al día al menos durante 30 minutos para que hagan un poco de ejercicio. Pero recuerda: no todas las chinchillas se sienten cómodas con éstos paseos, y en ese caso podrían estresarse, de ahí la importancia de disponer de un habitáculo lo más grande posible.

3. De su entorno

Las chinchillas tienen un oído muy sensible, por lo que requieren de un entorno tranquilo que les proporcione paz y seguridad. El cuarto de lavado, por ejemplo, nunca será un buen lugar para ellas pues las expone a ruidos fuertes que aumentará sus niveles de estrés.

Si las dejas salir de paseo, intenta que sea en un espacio limpio, tranquilo y controlado, pues irán directamente a olisquear y masticar los cables, plantas y la mayoría de las cosas que se encuentren en su camino.

4. De la alimentación

Es necesario tener mucho cuidado con la dieta de tus chinchillas. Tienen los estómagos sensibles y requieren de una nutrición de alta calidad. La mayor parte de su dieta consistirá en heno y granos. Éstos se obtienen fácilmente en cualquier tienda de mascotas y proporcionan la mayor parte de la fibra y nutrientes que necesitan. Sin embargo, si decides darle algún alimento para chinchilla con distintas mezclas, echa un ojo, pues las chinchillas son muy exquisitas y tienden a seleccionar y comer solamente aquello que les gusta. Si esto te ocurriera, cambia a un alimento extrusado en forma de pellets. Es una buena manera de que coman todos los nutrientes que necesitan y no solamente los que le gusten.

Las chinchillas salvajes se han adaptado a comer una dieta rica en fibra y vegetación. No están acostumbradas a alimentos grasos, que les pueden ocasionar algunos problemas digestivos.

5. Del agua fresca

Las chinchillas viven en ambientes muy secos y fríos en la naturaleza, y se han adaptado para no necesitar tanta agua. No hay que entrar en pánico si vemos que beben poca agua. Sin embargo, es necesario que tengan un bebedero de agua fresca disponible en todo momento.

Hay que esterilizar y lavar muy bien las botellas o bebederos, al menos una vez a la semana, sobre todo en la boquilla. De este modo evitaremos bacterias que les puedan ocasionar problemas intestinales.

6. De los dientes

Los dientes de las chinchillas nunca dejan de crecer por lo que tendrás que proporcionarle juguetes de madera para que los roan y ayudarlas así a limarlos. También es importante que el heno sea de alta calidad para que se limen muy bien sus molares.

7. Del pelaje

Si ya has tocado antes a una chinchilla, sabrás lo suave que es su pelaje. Si nunca has tenido antes una chinchilla, no querrás dejar de tocarla. Para mantener la calidad de ese pelaje, necesitarán de buenos baños de arena (las chinchillas no se bañan con agua). Hay que cuidar que la arena sea especial para chinchillas y esté compuesta por sepiolita o atapulguita, y pónsela a diario. Verás como disfrutan de su baño rodando de lado a lado. A las chinchillas no les gusta mucho que las peinen, pero puedes intentar hacerlo con un cepillo o peine especial para este tipo de animales.

8. De su zona de aseo

Las chinchillas son muy limpias. Elegirán una sola esquina para hacer sus necesidades. Procura ponerle un espacio de algún material suave, ellas sabrán usarlo casi instintivamente. En caso de que no lo usen, limpia toda la jaula con vinagre exceptuando su zona de aseo. Así la incitarás a que use ese lugar. Y no olvides límpialo regularmente de acuerdo a la rutina que establezcas.

9. Mucho amor y atención

Al igual que con cualquier otro animal, la elección de tener una chinchilla debe ser una decisión meditada y comprometida; recuerda que no es un mero capricho, ya que las chinchillas pueden vivir más de 15 años.

Aunque no son particularmente difíciles de mantener, son animales que requieren de nuestra atención todos los días. Si le dedicas su tiempo, notarás cómo te reconocerán e, incluso, se pondrán en la puerta para salir a pasear o cuando las llames; y puede que, con el tiempo, terminen sentándose en tu regazo a ver la tele. Son leales y cariñosas, pero también curiosas y con buena memoria. Cuida muy bien de ella.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Perro comparte el Día de la tierra

¡Hoy es 22 de abril y es el Día de la Tierra! Seguramente ya contribuyes con tu granito de arena para tener un planeta mejor, reciclando, comprando en tu barrio, mirando las distintas maneras de ahorrar energía o formas creativas de reutilizar hasta lo más viejo de nuestra casa… y así un montón de cosas más en nuestro camino verde. Y, aunque el impacto ambiental de nuestros animales es mínimo con respecto a las personas, ¿por qué no involucrar a nuestro amigo peludo para ayudar a nuestra amada tierra?

En los últimos años, ha brotado, por un lado, toda una gama verde en productos del cuidado de las mascotas, y por otro,  se están extendiendo las buenas prácticas en el entorno de nuestra casa y nuestra comunidad. ¿Qué mejor manera de celebrar este día que continuar en ese camino verde con nuestros cachorros? En este artículo te daremos algunos consejos para reducir la huella de carbono de nuestras mascotas (y no, no tienes que estirar tu cartera para hacerlo).

RECICLAR

  • Las bolsas de la comida o sustratos pueden ser reutilizadas.
  • Guarda todas las bolsas que encuentres, por muy pequeña que sea. Si tienes perro te será utilísima en los paseos. Si no tienes, ¡los dueños de perros te las agradecerán!
  • No tires los cacharros de la comida y bebida, seguramente podrás donarlos a los refugios de tu localidad.

CONSUMO ECOLÓGICO

  • Cuando compres los productos y accesorios para tu mascota, mira que sean amigables con el medio ambiente. Algunos champús son naturales y los envases pueden ser de plástico reciclado.
  • Si alguno de tus animales consume verduras u hortalizas, puedes hacer un pequeño huerto en tu terraza o jardín. Además de servirte como desestresante natural, te asegurarás de conseguir productos sin químicos.
  • Usa bombillas ecológicas para iluminar el hogar de tus amigos.
  • Consume los productos de tu barrio y, si no encuentras algo en específico, asegúrate de pedir una gran cantidad en un solo pedido para que te dure meses; de esta manera reduces la huella del transporte y los formatos de gran tamaño producen menos basura. Recuerda que el mejor reciclaje es el que no se produce

TRANSPORTE

  • En lugar de coger el coche para ir al centro, sal con tu perro y dad un buen paseo. Muchos establecimientos aceptan mascotas.
  • Pide a tu ayuntamiento la posibilidad de viajar en transporte público con tu animal.

El impacto de diversos animales

Aunque ya hemos dicho que el impacto de una mascota es pequeño, a continuación dejamos algunos datos aleatorios del impacto que producen:

infografía2

Un perro de tamaño medio tiene el mismo impacto ecológico que un todoterreno que ha recorrido 10,000 kilómetros al año. Un gato en cambio es el equivalente a un Volkswagen. Todo está basado todo en la cantidad necesaria para producir los alimentos y productos para cada uno.

Algunos productos para el control de pulgas y garrapatas suponen una fuente de contaminación de las aguas y un posible riesgo de cáncer mil veces superior a los límites aceptables por la Unión Europea. Mejor hablar con un veterinario acerca de los tratamientos seguros y naturales.

Si aún no te decides: el impacto de un pez es igual al impacto de dos teléfonos móviles, y dos hámsters o cuatro canarios son el equivalente a un televisor de plasma.

Éstos son solo algunos datos para meditar sobre el impacto que tienen nuestras acciones, por pequeñas que sean. De todos modos, ahí tenemos unas cuantas ideas para evitar ese impacto sobre el medio ambiente o hacerlo de manera positiva. De todos modos, recuerda: la mejor ayuda es tratar de no producir residuos.

A diferencia de otros animales domésticos, las chinchillas no huelen; huele su heno, los pellets, el sustrato… pero ellas no. ¿Por qué? Sencillamente, porque usan arena para bañarse. Creedme: hemos tenido un hámster junto a 10 chinchillas en la misma habitación y no olían lo mismo. Así que, si una chinchilla huele, se debe a que no se está limpiando su jaula con la frecuencia que se debería, o a que el animal está enfermo y hay que llevarla al veterinario de exóticos con la mayor brevedad.

La mejor manera de mantener sana una chinchilla, además de darle una buena alimentación y estar pendiente de su salud, es mantener limpia su jaula. Una jaula sucia puede conducir a la infección por parásitos, hongos y, además, empezará a oler mal.

Cría de chinchilla

Fotografía de Javier G. Iaberius para Chinchillas Nocte Vela

¿Qué puedo usar para limpiar la jaula de mi chinchilla?

Para limpiar las jaulas de las chinchillas puedes usar vinagre al 50% (mitad agua y mitad vinagre) y enjuagar. O bien, usar lejía al 10% (9 partes de agua por cada parte de lejía). En este último caso, enjuaga a fondo varias veces la jaula.

¿Cada cuánto debo limpiar la jaula de mi chinchilla?

  • Todos los días. Hay que limpiar los comederos antes de volver a darles alimento. El agua se cambia diariamente para que esté fresca y no se le desarrolle moho o verdín en el bebedero. Se barren los estantes, su casita, hamaca… También se pasa un poco la bayeta por las paredes de la jaula.
  • Semanalmente. Se lava bien el bebedero y el plato de comida. Es necesario cambiar el sustrato al completo, aunque la frecuencia de esto último dependerá del número de chinchillas en la jaula y del tipo de sustrato que se utilice. También se limpia su arena y se pasa la bayeta con vinagre por las baldas y paredes, la casa o los juguetes.
  • Mensualmente. Hay que limpiar la jaula a fondo, lavar o reemplazar las baldas y accesorios si fuera necesario. Si se utiliza una jaula de madera, hay que recordar que la madera es porosa y puede albergar bacterias y hongos, así que es muy importante para la salud de una chinchilla mantener la zona limpia. Se puede empapar un paño de lejía o vinagre, lavar, enjuagar y dejar secar al aire.

¿Qué pasa si limpio su jaula a menudo, pero la habitación de mi chinchilla huele mal?

Prueba usando distintos tipos de sustratos. En general, nosotros hemos obervado que los sustratos de maíz o cáñamo absorben mejor. También asegúrate de que la habitación tiene ventilación suficiente y que no hay exceso de humedad. Quizá sería bueno adquirir un humidificador.

Podéis encontrar mucha más información sobre chinchillas en Nocte Vela.

 

Seguramente hayáis leído o escuchado alguna vez sobre las casas de acogida para mascotas. Hay animales que, por alguna circunstancia, se encuentran a la espera de una familia adoptante. Generalmente, son animales recogidos o rescatados por protectoras o asociaciones. Mientras se les buscan dueños responsables que los adopten, o se realizan los trámites necesarios, la ley permite que se integren en una casa voluntaria de acogida temporal que les proporcione, mientras tanto, la seguridad, el afecto, la educación y la estabilidad que necesitan para su bienestar.

Gatita en acogida

Princesa, gatita en acogida de la asociación Gatómicas

Este pretende ser el primero de una serie de artículos que queremos escribir sobre la acogida de gatitos. ¿Por qué precisamente de mininos? Pues porque hace tiempo que nuestro hogar es casa de acogida para gatos, y queremos compartir nuestras experiencias con vosotros: las aventuras del pasado y también las nuevas vivencias. Así que usaremos este blog a modo de  diario cada vez que tengamos nuevos invitados gatunos en la casa, para relataros el día a día de la acogida.

En España hay, desde hace tiempo, asociaciones y grupos que se dedican a rescatar a los gatos abandonados o callejeros. Los cuidan, los alimentan, los vacunan y desparasitan, y les buscan una buena familia adoptante que se comprometa a darles el cariño y atenciones que necesitan. También se ocupan de su esterilización, una labor importante para evitar que crezcan las colonias de gatos abandonados que viven en las ciudades. Estas asociaciones, casi siempre de recursos muy limitados, necesitan de todo el apoyo necesario. Se les puede ayudar con donaciones económicas, en especie y, por supuesto, siendo casa de acogida. Cuando te conviertes en casa de acogida, la mayoría de las asociaciones se encargarán de proporcionarte alimentos, medicinas y, si el animal lo necesita, se harán cargo de los gastos veterinarios, ya que suelen tener convenios con las clínicas. 

¿Por qué los grupos que rescatan gatos necesitan casas de acogida?

Existen múltiples razones por las que un gato requiere especialmente los cuidados de una casa de acogida. Entre ellas podemos citar las siguientes:

  • La asociación que se dedica al rescate de los gatitos no dispone de un refugio físico; entonces depende de casas de acogida para que se hagan cargo de los gatos que salvan de la calle hasta que encuentren una familia adecuada para ellos.
  • Cuando hay gatitos que todavía son demasiado pequeños para ser adoptados, se necesita de un lugar seguro en el que puedan quedarse hasta que tengan la edad suficiente para ir a un hogar definitivo.
  • En ocasiones, hay gatos que requieren un cuidado especial para recuperarse de alguna cirugía, enfermedad o lesión, y se necesita un lugar en el que puedan pasar la convalecencia.
  • El gato o la gata lo está pasando mal en el refugio y presenta síntomas de ansiedad, ataques o estrés.
  • El animal nunca antes ha vivido en una casa, o no ha tenido mucho contacto con la gente u otros animales, y debe ser socializado.
  • El refugio se está quedando sin espacio o se ha visto atacado por alguna epidemia.

¿Qué implica convertir tu hogar en casa de acogida para gatos?

Una casa en acogida es aquella cuyos dueños se han comprometido a acoger a un gato sin hogar y a llenarlo de cariño, cuidados y atención, como si se tratase de un gato propio. La acogida puede tener una duración indeterminada, hasta que se adopte el gato, o puede tener una duración determinada, según las posibilidades de la familia de acogida o las necesidades de la asociación.

Cuando decides ofrecer tu hogar como casa de acogida temporal te comprometes a:

  1. Alimentar adecuadamente al animal que se te confíe según sus necesidades (puede necesitar complementos o leche especial si se trata de gatitos destetados antes de tiempo); administrarle, si está en tratamiento, las medicinas que requiera y que suele entregarnos la asociación.
  2. Ocuparte de su higiene y evitar que viva en condiciones insalubres (limpiarle la arena con regularidad, lavarlo si es necesario…)
  3. Mantenerlo en un entorno seguro, a salvo de las inclemencias del tiempo y donde no pueda ser atacado o molestado por personas o animales.
  4. Contactar con la asociación en caso de que detectemos que el animal tiene algún trastorno o sufre un percance y precisa de atención veterinaria.

La mayoría de las asociaciones te entregarán material y comida para cuidar al animal que acojes; sin embargo, al no contar con recursos suficientes, es posible que tengas que correr con algunos gastos de alimentación. Si tienes otros animales en casa, es importante que pidas los test de enfermedades básicos y que lleven a cabo un protocolo sanitario antes de dártelo en acogida. Sigue leyendo

Archivos
Suscríbete al blog

Recibe una notificación en tu blog por cada nueva entrada