enfermedades

prevenir los golpes de calor en las chinchillas

Al contrario de lo que piensa mucha gente, no es necesario que haya una elevada temperatura ambiental para que aparezca un golpe de calor. Basta, simplemente, con que suba excesivamente la temperatura corporal de la chinchilla y esta sea incapaz de regularla por sí sola (pues carecen de glándulas sudoríparas, por ejemplo).

Síntomas de un golpe de calor

  • Orejas y manos excesivamente calientes.
  • Respiración acelerada y/o dificultades para respirar.
  • Desorientación
  • Debilidad. El animal se queda tumbado e inmóvil.
  • Algunas echan saliva por la boca.

Si no estamos atentos a estos síntomas y los atajamos lo antes posible, la chinchilla rápidamente sufrirá hipertermia, entrará en coma y morirá.

¿Qué hacer cuando una chinchilla sufre un golpe de calor?

Lo primero es intentar bajar la temperatura corporal de orejas, patas y barriga. Lo podemos hacer pasando suavemente hielos envueltos en un trozo de tela. La mantendremos fresca y a oscuras en un trasportín con acumuladores de frío envueltos en un trapo, con el aire acondicionado o con ventiladores incidiendo directamente sobre el transportín (nunca sobre la chinchilla). En ese mismo trasportín, tapado para que siga a oscuras, la llevaremos al veterinario. En caso de que el estado sea crítico, contacta con tu veterinario para que te dé instrucciones precisas para llevarla a su consulta, en caso de que no lo encuentres envuelve a la chinchilla en una tela humedecida con agua tibia (nunca fría). En estos casos extremos da igual que se moje. Los golpes de calor son letales en las chinchillas, así que la prevención es la mejor manera de evitar una tragedia.

¿Cómo prevenir los golpes de calor en las chinchillas?

A continuación te damos una serie de consejos y trucos para ayudar a nuestras chinchillas a soportar las altas temperaturas del verano y evitar que sufran un golpe de calor:

  • Evitar que estén cerca de corrientes de aire o expuestas directamente al sol.
  • Comprobar los bebederos a diario. Darles agua fresca dos veces al día (los días de mucho calor puedes darles Aquarius fresco).
  • Usar aire acondicionado y deshumidificador. Es lo más eficaz.
  • Si no es posible, colocar ventiladores estratégicamente para remover las zonas de calor.
  • Ponerles placas o casetas de mármol, granito, terracota o barro.
  • Usar acumuladores de frío dentro de cajas de aluminio (que evitarán que los roan).
  • O, también, tarros de cristal con hielo (bien cerrados, limpios, sin etiquetas, ni óxidos).
  • Darles “chuches” recién sacadas del frigorífico.
  • Proporcionarles baños de arena en cajas metaílicas, barro o terracota recién sacadas del frigorífico.
Hay que intentar evitarles todo episodio de estrés (como transportes innecesarios), y que estén activas a temperaturas superiores de 25ºC (anular paseos, separar en celos, etc). Es necesario extremar los cuidados y precauciones en chinchillas bebés, hembras preñadas, enfermas y mayores, que son las primeras en sucumbir. Aunque pueden soportar por cortos periodos de tiempo 26ºC-28ºC a la sombra te recomendamos encarecidamente que la temperatura de la habitación donde se encuentre nunca suba más allá de 25ºC pues puede desarrollar problemas internos que a la larga terminan en tragedia.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

embarazada con gato sin contagiarse de toxoplasmosis

Se puede disfrutar de un embarazo sin tener que alejarte de tu gato. Fotografía de Jamie Baker

El mito acerca de que los gatos pueden contagiar la toxoplasmosis a las mujeres embarazadas ha sido el causante de gran número de abandonos de gatos durante mucho tiempo. La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por un parásito microscópico muy raro que puede llevar al aborto involuntario o dar lugar a malformaciones en los bebés. Y, desde que se descubrió que las heces de los gatos pueden transmitir ese parásito, a muchas embarazadas les han recomendado regalar sus gatos para disminuir el riesgo, o mantenerlos constantemente fuera de la casa. Pero es algo que hoy sabemos que no es necesario cuando se tiene correctamente atendidos a los gatos.

¿Mi médico me recomendará que mantenga alejados a mis gatos?

Muchas entidades médicas advierten que los gatos no son la mayor amenaza. De hecho, sería muy raro que un gato con su cartilla veterinaria al día tuviera el parásito de la toxoplasmosis. Es más probable adquirir la toxoplasmosis al comer carne cruda o verduras mal lavadas, o en actividades relacionadas con la jardinería. Explica a tu médico que tu gato está correctamente controlado, vacunado y desparasitado para que sepa realmente cuál es el riesgo.

Entiende cómo funciona la enfermedad para sentir más seguridad

La comprensión del ciclo de vida del parásito Toxoplasma gondii (T. gondii) y el papel que juegan los gatos y los demás animales en la transmisión de la enfermedad puede aliviar en gran medida los temores acerca del embarazo y la presencia de gatos en casa.

T. gondii es un parásito protozoo que puede infectar a cualquier animal de sangre caliente, y que se sirve de huéspedes intermediarios para completar su ciclo. Generalmente no causa problemas serios, pero puede permanecer en los tejidos (carne).

¿Cómo se contagian los gatos?

Un gato puede contraer el parásito por comer carne infectada (que haya cazado o se le haya dado como alimento), o porque la madre se lo transmitió al nacer. Normalmente adquirirán inmunidad, y solo durante los primeros cinco días existe el riesgo de que desarrollen la enfermedad, algo mucho más frecuente en gatos que tienen la VIF (Virus de Inmunodeficiencia Felina). Por lo tanto, los huevos expulsados por las heces no son infecciosos inmediatamente, requieren un periodo de incubación y maduración a temperatura ambiental que dura entre veinticuatro horas y cinco días.

Sabemos que solamente los gatos que ingieren quistes son los que se infectan, así que la manera de evitar que se contagie nuestra mascota es impedir que coma carne cruda o medio cocida, y estar pendientes de que no cace animales de sangre caliente como pájaros o ratones.

¿Por qué los gatos? ¿Qué pasa con los demás animales?

Aunque no son los únicos animales de compañía que pueden transmitir la toxoplasmosis, los gatos, como todos los felinos, arrojan la etapa infecciosa del parásito a través de las heces. Como el ooquiste necesita al menos 24 horas a temperatura ambiente para madurar, es estrictamente necesario limpiar la caja de arena al menos una vez al día y lavarse muy bien las manos una vez terminada la tarea para evitar la ingesta accidental. Pero ya hemos dicho antes que hay otros modos más probables de quedar infectado.

Entonces, ¿cómo se contagian los humanos?

La única forma de contagio es la ingesta del ooquiste, que pasará del tracto intestinal al torrente sanguíneo. No es posible el contagio de un animal a un humano, así que no hay que preocuparse por acariciar al gato que, de por sí, es un animal bastante limpio. Alrededor del 40-60% de la población humana ha padecido la toxoplasmosis, y únicamente hay peligro al inicio del embarazo en las mujeres que no tienen anticuerpos o tienen bajas sus defensas. El gran porcentaje de los casos se han dado por la ingestión de alimentos contaminados crudos o poco cocinados, o por contacto con las heces infectadas de un gato. Es difícil que un gato atendido y con control veterinario pueda transmitir la toxoplasmosis a sus dueños.

8 medidas para protegerse contra la toxoplasmosis durante el embarazo

A pesar de que es poco probable el contagio de toxoplasmosis a través de nuestro gato, durante el embarazo nunca está de más ser lo más cuidadosa posible. Las siguientes recomendaciones te ayudarán a tí, para que tu gato esté libre del parásito y reduzca todos los riesgos posibles de que contraiga la toxoplasmosis.

  1. Evita darle a tu gato carne cruda o poco cocinada.
  2. A algunos gatos les gustan las verduras; antes de dárselas lávalas a fondo.
  3. Lava muy bien todos los utensilios de cocina que pudieran haber estado en contacto con la carne cruda antes de volver a usarlos.
  4. Utiliza guantes cuando hagas labores de jardinería o trabajes con la tierra por cualquier razón; en caso de no usar guantes, lávate muy bien las manos, incidiendo en las uñas.
  5. Pide a tu pareja, familia o amistades que te echen un cable con la tarea diaria de limpieza de la caja de arena durante el embarazo.
  6. Si no puedes pedir ayuda, colócate guantes de goma antes de limpiar la caja de arena o tirar la basura, y lávate muy bien las manos.
  7. Cambia la arena del gato al menos una vez al día. Suelen vender en los supermercados arena aglomerante para que te sea más fácil encontrar los pegostes.
  8. Evita que tu gato salga al jardín o entre en contacto con otros gatos durante tu embarazo.

Consideraciones finales

Cualquier precaución te ayudará a protegerte durante el embarazo; infórmate acerca de las otras maneras de contagio. Deshacerte de tu gato es innecesario, si lo quieres mucho, es mucho mejor y más bonito, disfrutar de su amor y compañía durante el embarazo y después del nacimiento de tu bebé.

Archivos
Suscríbete al blog

Recibe una notificación en tu blog por cada nueva entrada