prevenir los golpes de calor en las chinchillas

Al contrario de lo que piensa mucha gente, no es necesario que haya una elevada temperatura ambiental para que aparezca un golpe de calor. Basta, simplemente, con que suba excesivamente la temperatura corporal de la chinchilla y esta sea incapaz de regularla por sí sola (pues carecen de glándulas sudoríparas, por ejemplo).

Síntomas de un golpe de calor

  • Orejas y manos excesivamente calientes.
  • Respiración acelerada y/o dificultades para respirar.
  • Desorientación
  • Debilidad. El animal se queda tumbado e inmóvil.
  • Algunas echan saliva por la boca.

Si no estamos atentos a estos síntomas y los atajamos lo antes posible, la chinchilla rápidamente sufrirá hipertermia, entrará en coma y morirá.

¿Qué hacer cuando una chinchilla sufre un golpe de calor?

Lo primero es intentar bajar la temperatura corporal de orejas, patas y barriga. Lo podemos hacer pasando suavemente hielos envueltos en un trozo de tela. La mantendremos fresca y a oscuras en un trasportín con acumuladores de frío envueltos en un trapo, con el aire acondicionado o con ventiladores incidiendo directamente sobre el transportín (nunca sobre la chinchilla). En ese mismo trasportín, tapado para que siga a oscuras, la llevaremos al veterinario. En caso de que el estado sea crítico, contacta con tu veterinario para que te dé instrucciones precisas para llevarla a su consulta, en caso de que no lo encuentres envuelve a la chinchilla en una tela humedecida con agua tibia (nunca fría). En estos casos extremos da igual que se moje. Los golpes de calor son letales en las chinchillas, así que la prevención es la mejor manera de evitar una tragedia.

¿Cómo prevenir los golpes de calor en las chinchillas?

A continuación te damos una serie de consejos y trucos para ayudar a nuestras chinchillas a soportar las altas temperaturas del verano y evitar que sufran un golpe de calor:

  • Evitar que estén cerca de corrientes de aire o expuestas directamente al sol.
  • Comprobar los bebederos a diario. Darles agua fresca dos veces al día (los días de mucho calor puedes darles Aquarius fresco).
  • Usar aire acondicionado y deshumidificador. Es lo más eficaz.
  • Si no es posible, colocar ventiladores estratégicamente para remover las zonas de calor.
  • Ponerles placas o casetas de mármol, granito, terracota o barro.
  • Usar acumuladores de frío dentro de cajas de aluminio (que evitarán que los roan).
  • O, también, tarros de cristal con hielo (bien cerrados, limpios, sin etiquetas, ni óxidos).
  • Darles “chuches” recién sacadas del frigorífico.
  • Proporcionarles baños de arena en cajas metaílicas, barro o terracota recién sacadas del frigorífico.
Hay que intentar evitarles todo episodio de estrés (como transportes innecesarios), y que estén activas a temperaturas superiores de 25ºC (anular paseos, separar en celos, etc). Es necesario extremar los cuidados y precauciones en chinchillas bebés, hembras preñadas, enfermas y mayores, que son las primeras en sucumbir. Aunque pueden soportar por cortos periodos de tiempo 26ºC-28ºC a la sombra te recomendamos encarecidamente que la temperatura de la habitación donde se encuentre nunca suba más allá de 25ºC pues puede desarrollar problemas internos que a la larga terminan en tragedia.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos
Suscríbete al blog

Recibe una notificación en tu blog por cada nueva entrada