gatita de acogida

Kenia, de Ciudad Real Felina, felizmente adoptada

¿No te terminas de decidir para ser casa de acogida? Quizá estos siete puntos te aclaren algunas dudas:

  1. No tengo espacio. Nosotros también lo pensábamos, ¡hasta que encontramos un gato que necesitaba urgentemente de nuestra ayuda! En realidad, ni siquiera te hace falta disponer de una habitación para ello; para un par de gatitos siempre puedes habilitar cualquier rincón como un pequeño “parque” con una barrera improvisada o de las que venden en las tiendas de mascotas. También puede servir el cuarto de la lavadora, una terraza cerrada, incluso un cuarto de baño. Al final, siempre los sacarás algún rato para jugar con ellos, o para que se echen la siesta en el sofá. Recuerda que cualquier espacio en casa, por pequeño que sea, ya será más de lo que tiene el gatito en la protectora.
  2. Mis gatos no toleran a más gatos en casa. Si cuentas con una habitación separada, no habrá problema, sobre todo si sigues ciertos protocolos. La base de todo es la educación. Al principio será incómodo para tu gato pero, conforme se sucedan la acogidas, llegará el momento en que tolerará otro gato en casa y al final ni se inmute o termine jugando con él.
  3. Económicamente no puedo permitirme mantener otro gato. En ocasiones, lamentablemente, a nuestro deseo de ayudar se impone la situación económica por la que estamos atravesando. Si le expones claramente la situación al grupo de rescate, se harán cargo de cubrir todas las necesidades del gatito que tengas en acogida (comida, accesorios, limpieza, etc.). No hay que preocuparse por los gastos veterinarios, pues suelen tener convenio con alguna clínica y de eso se ocupan ellos
  4. Pueden contagiar a mi gato. No habrá problema si se tienen apartados a los gatitos en otra habitación y sigues el protocolo de cuidado y limpieza que te marque el grupo de rescate.
  5. No querré dejarlo marchar. Sí, es más que probable que te encariñes mucho con tu primer gatito y que te resulte dolorosa su marcha. Pero también sentirás la satisfacción de haberlo apartado de la calle y de ayudar al grupo de rescate. Gracias a la información que les proporciones y a las fotos que le hagas, le podrán encontrar el mejor hogar lo antes posible. La primera vez siempre es difícil dejarlo marchar ¡pero hay que ser fuerte!, ¡podrás hacerlo!, y seguramente pronto tendrás la oportunidad de ayudar a otros gatitos.
  6. Ya he adoptado un gato. De acuerdo, eres una persona responsable con los mininos, pero ¿por qué no dar un paso más en ese compromiso? Lo mismo, tu gato necesita algún amigo, aunque sea de forma temporal =)
  7. Me convences, pero otras personas lo harán mejor que yo. Lamentablemente, en nuestro país se hace poco hincapié en este asunto y escasean las casas de acogida, así que cualquier grupo de rescate o protectora te recibirá con los brazos abiertos. En la actualidad, cualquier ayuda es poca.

Te lo decimos por experiencia: acoger gatos es una experiencia muy gratificante. Además de disfrutar durante un tiempo de su compañía, al acoger un minino que necesita temporalmente de nuestros cuidados contribuimos a:

  • Librar al animal de la experiencia de tener que vivir en una protectora; con nosotros puede disfrutar de la vida de cualquier otra mascota hasta que esté listo para su adopción.
  • Socializar al gato en un ambiente hogareño y conseguir que se acostumbre a estar rodeado de otros animales domésticos y de diferentes tipos de personas.
  • Ayudar a que el gato vaya desarrollando adecuadamente todas sus facetas.
  • Protegerlo de enfermedades y otros daños.

Con las protectoras desbordadas en esta temporada, desde Huellitas te animamos a acoger un gatito, especialmente si estás pensando en adoptar. Y, si ya acoges, te invitamos a imprimir y compartir esta lista de argumentos y razones.

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos
Suscríbete al blog

Recibe una notificación en tu blog por cada nueva entrada